Centros Educativos

centro-educativo

 

La limpieza general de un centro educativo no difiere mucho de la limpieza de otras dependencias, aunque sí que hay que tener en cuenta que la mayor parte de las personas que ocupan el centro cuyas defensas no están desarrolladas y, por lo tanto, más vulnerables a infecciones y contagios. Por ese motivo, tendremos que extremar las precauciones en las zonas criticas.

En líneas generales, en un centro educativo  nos encontraremos con las siguiente dependencias:

  • Entrada o recepción.
  • Escaleras o pasillos de acceso a los diferentes departamentos.
  • Aulas.
  • Lavabos.
  • Zona de recreo (patio).
  • Secretaría o Administración.
  • Oficina de Dirección.
  • Sala de Profesores.
  • Gimnasio y vestuarios.
  • Sala de actos
  • Cocina y comedor.
  • Etc.

 

Las necesidades de limpieza de cada una de las estancias o dependencias varía en función de su uso y de si es o no zona de paso.

Por ejemplo, las zonas de recreo o de entrada al centro son áreas exteriores que no requieren desinfección debido a que están afectadas por agentes externos contaminantes. Pese a todo, hemos de limpiar estas zonas, y siempre que sea posible, realizar una limpieza húmeda para evitar que el polvo, gas de coches, etc. que hay en el suelo se levante ensuciando más el ambiente.

En la entrada o recepción, el tratamiento del suelo ha de ser especial, ya que es la zona de mayor tránsito de personas, de manera que requerirá mayor dedicación y la utilización de un producto que no deje el pavimento resbaladizo con el fin de evitar posibles accidentes.

En las aulas es fácil encontrarnos con papeles en el suelo, restos de goma de borrar, restos de tizas, pegamentos, etc. El cuidado que se le dé a las pizarras es muy importante; no se debe utilizar nunca productos abrasivos para limpiarlas; lo mejor es usar únicamente una bayeta humedecida en agua y un detergente neutro.

En líneas generales, los pasos a seguir son:

  • Vaciar las papeleras.
  • Eliminar el polvo de las zonas altas por encima de los hombros.
  • Limpiar el mobiliario.
  • Prestar especial atención a aquellos elementos que se toquen con las manos: teléfonos, ordenadores, pomos de puertas, etc.
  • Eliminar el polvo del suelo con una mopa en suelos lisos.
  • Fregar el suelo.

 


 

Deja un comentario